Las cosas han cambiado

Cierto, las cosas han cambiado, para mejorar.

Ahora ya no siento esa tristeza que me embargaba,

ese dolor que me destruía.

Un día pasó, llegó el otro y luego el otro, con mucho dolor.

Luego, vino el cambio, su dolor fue igual al mío y eso lo cambió

Una promesa, un pacto de hombres fue la luz que volvió a iluminar mi vida.

Luego, solo la espera, angustiosa espera, en la que la duda,

fría e implacable carcomía, como óxido en el metal, como ácido.

No quería ver, cualquier cosa me hacía dudar, pero no hubo motivo

y la fidelidad del pacto fue mantenida.

Un tiempo, dos tiempos, y despues de quince tiempos, el cambio fue evidente.

algo nunca esperado, aunque deseado.

Un momento mágico, inigualable, con picardía llegó.

No era válido el contacto, pero no fue posible evitar esa magia.

Dos grandes momentos de tiempo pasaron para llegar a un momento único,

algo que no se volverá a repetir, que sólo puede pasar una vez, la primera.

Después el dolor y el sufrimiento, una angustia que carcome, que corroe,

y después solo el silencio… hasta que una voz grita, grita con alegría, con

confianza. La sabiduría ha mostrado su utilidad, por enésima vez. El perdón ha llegado

y no hay mas angustia, que la vida misma.

Ahora, las cosas transcurren, todo va circulando, aunque…

aunque…

aunque una promesa ha sido quebrantada, y no se ve cómo evitarlo

cada momento, cada intento se ve nulificado sin dificultad.

¿Cómo podrá ser cumplida la promesa?

¿Con que medios se logrará ese objetivo?

¡Perdoname, oh Dios por mis fallas!

Por que no tengo excusas ni pretextos.

Por que he fallado, y lo reconozco, he roto mi promesa.

Tu siempre eres fiel, y yo siempre soy infiel, ¡cuánto desearía ser fiel!

Pero la oportunidad existe, y el consuelo de que ha sido sellado un pacto de dos,

que falta de confirmarse solamente, es lo que

me permite tener confianza, confianza en que esta bien,

en que ya ha sido sellado por Ti, aunque no con testigos.

Mas cuando los testigos lo vean, entonces el pacto estará completo.

Mientras tanto, espero, deseo, y arde mi ser en un anhelo constante,

un llorar interno que clama por tener a la amada cerca, cariñosa, fiel, entregada.

Por un anhelo de amar, de dar todo eso acumulado durante miles de años, que

desde el principio de los tiempos ha estado ahi, creciendo, acumulando potencia,

planeado, dirijido, especialmente para este momento y para este tiempo.

Pronto será el día en que podra explotar ese amor, en que no habrá mas restricciones,

en que unos brazos habrán de encontrar a quien fue diseñada para ellos.

Pronto, solo paciencia.

About: medisoft


2 thoughts on “Las cosas han cambiado”

Comments are closed.